Darío Ramírezvivir en libertad
Protegió a periodistas en México, se enfrentó a los campos de refugiados en Angola. Hoy, su compromiso es con el combate a la corrupción. Darío Ramírez no es de esas personas que piensa que los mexicanos olvidamos rápido y no pasa nada. Es un mexicano contra la corrupción y eso lo hace grande. Por Isabel Ibáñez de la Calle

"No te metas en problemas" es quizá la frase que cualquier madre o padre de familia le ha recitado alguna vez a sus hijos. Y es que en México, tener conflictos es muy fácil, basta que un periodista diga algo que no le parezca a algún poderoso para perder su trabajo o la vida. Darío Ramírez es una de esas personas a las que les gusta meterse en problemas, pero no de forma gratuita, simplemente, no está satisfecho con el país en el que vive: le indigna la corrupción y la impunidad, y trabaja por hacer la diferencia.

Director de Comunicación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), hasta enero de 2016 presidió la organización no gubernamental (ONG) internacional, Artículo 19. Pero la historia no comenzó ahí, sino en su infancia, cuando lo inscribieron en escuelas activas y conoció a hijos de refugiados. "Mientras quizá otras escuelas iban de campamento, nosotros íbamos a alfabetizar a Hidalgo." Tuvo un paso efímero por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde vivió la discriminación hacia la clase media alta y así se mudó a la Ibero. "Estudié Relaciones Internacionales como un acto de rebeldía, mi papá es abogado, y quizá yo debí estudiar Derecho, finalmente la justicia social es eso, pero no fue así."

El punto de quiebre de su trayectoria profesional llegó junto con la visita a la Ibero de Sadako Ogata, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los refugiados hasta 2001. "Una mujer brillante", cuenta Darío, y confiesa: "las personas más inteligentes que he conocido son mujeres". Al escuchar la charla sobre la situación de los refugiados en el mundo, supo que en ese ámbito estaba su eureka.

"Trabajar en el
gobierno es un
contrasentido,
es donde más
acotado he
estado"
"Trabajar en el gobierno es un contrasentido, es donde más acotado he estado"

Esta conferencia lo llevó a trabajar más de dos años gratis en la oficina de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en México, hasta que de la noche a la mañana, literalmente, la vida le regaló un viaje sin boleto de regreso. "No sé por qué llegué a las siete de la mañana a la oficina, era un lunes, lo recuerdo muy bien. Sonó el teléfono y dudé en contestar, pero lo hice y me ofrecieron un trabajo de ayuda humanitaria en Angola, en plena Guerra Civil. Claro que en ese momento yo ni sabía que había guerra..."

— ¿Y te fuiste?
— En ese tiempo preguntaba pocas cosas. Ya sabes, cuánto me van a pagar, cuánto tiempo estaré ahí. Nada, para el viernes ya estaba volando.

Trabajando en la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR), con sólo 22 años, se dio cuenta de que la realidad en los campamentos de refugiados no es como en las películas de Angelina Jolie. Ramírez se enfrentó con políticas discriminatorias por parte de la ONU, abuso sexual por parte de funcionarios y una especie de creencia no dicha —abiertamente— sobre la superioridad de los que ayudan sobre los locales. Después de tres años, la malaria fue la causante no sólo de que él estuviera al borde de la muerte, sino de que sus días en África terminaran.

Viajó a Holanda para hacer una maestría en Derecho Internacional Público. Y a su regreso a México, empezó una época que él mismo tilda como su lado oscuro. "Trabajar en el gobierno es un contrasentido, es donde más acotado he estado. Los servidores públicos no son tal. Comen del sistema y aparentan que hacen", mencionó esto en el programa general de Derechos Humanos cuando fungió como Director General Adjunto de la Unidad de Promoción y Defensa de los Derechos Humanos de Segob, en las épocas de Creel. "No se hizo nada al respecto." Su renuncia le abrió la puerta a los casi diez años en los que su labor comenzó de nuevo a hacer la diferencia.

Darío Ramírez

entrevistado por Gatopardo.
"Valiente, sí. Ésa es una de las mejores palabras con las que podemos definir a Darío Ramírez".

Artículo 19

El artículo 19 de la declaración Universal de los Derechos Humanos
habla sobre la libertad de expresión.
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

CENSURA Y VIOLENCIA CONTRA LA PRENSA

El artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos habla sobre la libertad de expresión. Por eso el nombre de la ONG que Ramírez presidió en sus oficinas de México.

Uno de los temas que tanto la sociedad como el gobierno no queremos ver es lo peligroso que resulta ser periodista en este país. Valiente, sí. Ésa es una de las mejores palabras con las que podemos definir a Ramírez. No se calla, no pide que no se publique tal o cual opinión, se avergüenza de cerrar la boca y no ayudar a los demás; se apasiona y denuncia. Con ese mismo ímpetu formó de la nada las oficinas de Artículo 19 para México y Centroamérica. Historias como las que cuenta no pertenecen al mundo de las series de televisión, sino de periodistas que reciben amenazas de muerte todos los días aquí, donde vivimos. "Nuestro objetivo era mejorar los protocolos de intervención para comunicadores, periodistas, blogueros [...] en riesgo, éramos los únicos que teníamos dinero. No queríamos caer en el blof, necesitábamos actuar con eficacia."

Después de una década, "porque uno también se cansa de hacer lo mismo, porque los ciclos se acaban", como dicen sus propias palabras, Ramírez dejó la ONG para unirse como Director de Comunicación en Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, una asociación civil sin fines de lucro, en la que él continúa con su labor de denunciar y erradicar la corrupción del país, justo para que deje de ser eterna.

Así es como ha dedicado su vida a generar una diferente para vivir en un mundo más justo y honesto, un mundo democrático donde se pueda vivir con pluralidad sin pagar ningún precio.

Libertad de prensa
en el mundo 2017

CONVERSANDO CON DARÍO RAMÍREZ

¿Cuál es el problema del periodismo en México?
Muchos periodistas creen que la ética es opcional. Corren riesgos porque ejercen el periodismo en un ambiente en que el dueño del medio tiene arreglos con el gobernador, por ejemplo, o arreglos con el crimen organizado. La prostitución de la información es muy severa.

¿Ética?
Me refiero a transparencia y compromiso. Está tan interiorizado el tema de no puedo publicar esta nota porque se enoja el jefe que limitamos la libertad de expresión.

¿Cómo cambiar?
En teoría tenemos muchos medios, y sí, hay muchos outlets: periódicos, pasquines, radiodifusoras, pero no hay compromiso con la información porque los empresarios se dejan llevar por el contrato. Los periodistas deben sentirse comprometidos, pero también debe existir una verdadera responsabilidad del Estado para crear las condiciones necesarias.

¿Existe la libertad de expresión en México? Poco. A muchos les gusta vivir en el pasado, con políticas de hace 60 años, censurando opiniones y pidiendo cabezas. No sólo pasa en México, pero sí es nuestro panorama. No existen muchos empresarios que le apuesten al periodismo que sea partícipe de una democracia.

¿Hay algún medio más comprometido?
SinEmbargo y Animal Político hacen periodismo más honesto. Pero el ejemplo de MVS es sintomático, ¿quién mata a la gallina de los huevos de oro?

¿Y Mexicanos contra la Corrupción?
Hemos importado un modelo de periodismo filantrópico —ProPublica—, una manera de hacer periodismo donde no se vende la información, sino que se realiza por donaciones, sin interés comercial.

¿Qué hacen?
Tenemos una unidad legal para combatir datos de corrupción, hacemos estudios y tenemos un área internacional y bueno… muchísimas cosas más.

Defensores de la
libertad de expresión

Javier Valdez (1967-2017)

Periodista y escritor mexicano asesinado por su ejercicio periodístico. Fue co fundador del diario Ríodoce, en Sinaloa. Su trabajo para defender la libertad de expresión en México fue reconocido internacionalmente. Conoce más sobre Valdez aquí

Carmen Aristegui (1964- )

Periodista mexicana que en dos ocasiones ha sido separada de sus espacios informativos por sacudir a los altos mandos de la política en México. Se ha convertido en emblema de la lucha actual por la libertad de expresión en este país. Conoce más sobre Aristegui aquí

Lydia Cacho (1963- )

Periodista, escritora y activista mexicana. Atacada y amenazada por su labor, con la que ha quedado al descubierto la corrupción que permea en los distintos niveles de gobierno. En 2008 obtuvo el Premio Mundial de la Libertad de Prensa Unesco - Guillermo Cano. Conoce más sobre Cacho aquí

Jorge Ramos (1958- )

Este periodista nacido en México es el conductor de más conocido de las cadenas dirigidas a hablantes de habla hispana en Estados Unidos. Por ello, se ha convertido en un portavoz por los derechos de los inmigrantes ante el desolador panorama que ofrece el gobierno de Donald Trump. Conoce más sobre Ramos aquí